Tradición y modernidad en la rotulación urbana de Cienfuegos

Tradición y modernidad en la rotulación urbana de Cienfuegos

Con alguna que otra enmienda, la rotulación de las calles de Cienfuegos se atuvo durante poco más de un siglo a la combinación del nombre de las calles con el número de las casas.
En una misma vía, los dígitos que identificaban a las viviendas se sucedían en pares por una acera y en nones por la otra.

Tal sistema estuvo vigente hasta inicios de la década del sesenta de la pasada centuria, cuando se hizo firme una disposición de las autoridades municipales para aplicar una nueva numeración al entramado urbano de la ciudad.

Aunque el novedoso procedimiento era sin duda más funcional y venía como anillo al dedo a la cuadriculada estructura de la urbe, su asimilación por parte de los cienfuegueros fue gradual y con cierta reticencia en algunos casos.

Una prueba de resistencia al cambio se puede encontrar en la publicidad de la época. Hasta entonces la dirección de los establecimientos aparecía referenciada a la manera tradicional.

Pero con el nuevo ordenamiento, los anuncios se debatían a veces entre nombres y cifras para una misma dirección.
El Gobierno habilitó incluso un departamento para tramitar quejas o consultas de la población relacionadas con la rotulación de las calles.

Meses después de instaurada ésta, todavía el Centro de la Propiedad Urbana y Rústica de Cienfuegos recomendaba a sus asociados que en los recibos que extendieran a los inquilinos aparecieran los nuevos referentes de la vivienda, conjuntamente con los antiguos.

Un reportero de la época vaticinaba entonces que al principio resultaría difícil acostumbrarse, pero a la postre se vería que la nueva rotulación era mucho más fácil y práctica.

Y no le faltaba razón, aunque el apego a la tradición haga que muchos cienfuegueros sigan llamando a las calles por su nombre original o que incluso, las casas más antiguas conserven junto al nuevo número, el viejo.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Omar George Carpi

Licenciado en Filología. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *