Tras el legado una madre

Tras el legado una madre

La encontré de casualidad. Yo realizando mi profesión de reportera. Ella recibiendo la primera capacitación para asumir su rol como delegada a la Asamblea del Poder Popular en el municipio de Cienfuegos.

En un pequeño receso comenzamos a dialogar y sin proponérmelo encontré una hermosa historia de vida.

“Me llamo Yadira Cabrera Quesada y fui elegida por la circunscripción 39 del Consejo Popular la Barrera. El día de las elecciones fue la primera vez que tuve a mi madre como contrincante. Imagínate que fuimos las dos nominadas que nos disputamos el voto en las urnas en la demarcación donde vivimos”.

“Por más de 20 años ininterrumpidos mi mamá desempeñó esa difícil tarea. Recuerdo que crecí acompañándola a reuniones, visitando a los electores, viéndola luchar con administrativos para resolver las problemáticas que existían en la zona que representaba”.

“Ella me había comentado que los años le pesaban y que era hora de que sangre nueva la sustituyera. Por su mente no pasaba que su sucesora sería yo”.

“El día que dieron los resultados de las elecciones experimenté sentimientos de alegría y tristeza porque aunque mi madre se puso feliz, yo sabía que  la estaba reemplazando en un quehacer que ya formaba parte de su vida”.

“A eso agrégale que cuando caminaba por la calle las personas me felicitaban y sin darse cuenta me decían -ahora si vamos a resolver los problemas que tenemos. Yo disimulaba pero esas palabras me dolían porque fui testigo de cuánto batalló mi mamá en su prolongado mandato”.

Tras el legado una madre

Tras el legado una madre. Foto Damaris Leyva.

“Pero nada. Sus consejos me fortalecieron el espíritu. Me dijo: “mi niña estoy muy orgullosa de ti, ahora te toca ser mejor que yo y lo vamos a lograr porque siempre me tendrás cerca”.

“Y ya me ves aquí estoy preparándome para un nuevo reto en mi vida. No va a ser fácil porque tengo responsabilidades laborales. Yo egresé de la primera graduación del curso de Instructores de arte y en la escuela donde trabajo dirijo un proyecto cultural-comunitario que se llama “Teatreritos de Tulipán”.  Son un grupo de niños talentosos con los que acabo de obtener el premio “Escaramujo”. Me ocupan mucho tiempo”.

“Ahora con mi responsabilidad como delegada tendré que aprender a organizar mi agenda para no fallar en nada. Confío en que todo saldrá bien. A pesar de mis 30 años ya he sido protagonista de  valiosas tareas, una de ellas, la misión Cultura Corazón en la República de Venezuela, donde estuve más de 2 años”.

“El próximo 17 de diciembre comienzo, oficialmente, mi labor como delegada donde represento a cerca de 600 electores. Me estoy preparando bien. He estudiado las características de mi circunscripción, sus principales problemáticas y te puedo asegurar que  le voy a echar ganas. Mi madre me enseñó que no se puede defraudar al pueblo que te elige y ese es un legado que defenderé siempre”.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Damaris Leyva Feijoo

Licenciada en Educación. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista de Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *