CD, una industria que sí suena

CD, una industria que sí suena

¿Por qué la mayoría de las agrupaciones y solistas musicales en Cienfuegos optan hoy por alternativas particulares y extraoficiales para grabar un CD, cuando existe un basto grupo de casas disqueras en el país y hasta un estudio de grabación en la propia ciudad?

La industria del disco supone para los músicos un camino largo, una historia muchas veces sin finales felices. Lo cierto es que necesitan confluir varios aspectos para que una producción discográfica salga a la luz bajo un sello oficial. Por un lado la calidad, imprescindible en todo proyecto que emprende cualquier institución cubana a la hora de seleccionar los productos que decide respaldar. Por otra parte el carácter comercial, pues las Casas disqueras necesitan esa garantía remunerativa que contribuya a su rendimiento y sustento.

Estas serían las dos condicionantes oficiales del hecho, pero más allá de ello, se erigen otro grupo de contratiempos que frenan muchas veces el tránsito de un buen número de obras hacia el comité de selección de las instituciones discográficas.

Para nadie es secreto que una de las características de los países subdesarrollados es la concentración de buena parte de sus privilegios en la capital. Pues el fenómeno de capitalización golpea duro en las mandíbulas de los artistas y agrupaciones musicales de provincia y Cienfuegos no es la excepción.

Resulta contradictorio que en una era en que avanza la tecnología y se abaratan los costos, los precios, incluidos los estatales, continúen aún por encima de la media adquisitiva. Este abaratamiento tecnológico ha provocado la afloración de cada vez más, negocios particulares de grabación de CD.

Hagamos cuentas… grabar un tema musical con todos los instrumentos de una orquesta cuesta alrededor de diez CUC, por vías no institucionales y para un solista la media es de ciento cincuenta pesos en moneda nacional. En cambio el estudio oferta esos servicios por quince CUC mínimo, sin incluir la necesaria masterización.

Aunque el Eusebio Delfín también brinda servicios en moneda nacional, cuenta con una capacidad limitada para esta moneda por lo que solo se reserva para encargos de organismos estatales y algunos intereses del Centro Provincial de la Música, previamente convenidos.

¿Será esta la solución para quienes aún buscan al menos conservar un demo que sirva de promoción no oficial? No lo creo. Aunque si es una realidad que en cualquier creación musical u artística lo primordial es el talento y la calidad, cuando estos dos elementos se unen en una obra…entonces otro gallo canta, porque lo bueno casi siempre se abre paso y encuentra su justo lugar.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Danae Aguila Gutierrez

Licenciada en Periodismo. Periodista en el Canal de Televisión Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *