Una moda que no incomoda

En el caso de las mujeres, se aconseja usar en las mañanas shorts, vestidos con escote, bermudas a la altura de las rodillas y faldas, combinándolas con blusas de algodón largas, lisas o con estampados a rayas, lunares o cuadros.Dior, Chanel o Versace crean estilos personales de moda muy cotizados en el mundo, pero las altas temperaturas en Cuba demandan diferentes patrones de vestuario y tejidos.

A pesar de ello, la juventud cubana pasa por el somatón a cada artista de película, video clips o novela para actualizarse sobre lo último en el arte de vestir a nivel internacional.

Es así como desfila por nuestras calles la ropa muy ceñida al cuerpo o confeccionada con telas calurosas propias de países de clima frío como la mezclilla. Tales prendas no son recomendadas para usar en países cálidos, pues ocasionan erupciones en la piel  además de deformar la figura.

Debido a las condiciones del tiempo en Cuba durante la temporada primavera/verano 2009, una gama de tonalidades, tejidos y atuendos se convierte en necesaria para hacer más tolerable el calor.

El blanco, el negro y colores brillantes como el verde limón, amarillo, violeta, azul y rosado constituyen los tonos recomendados por los especialistas.

En el caso de las mujeres, se aconseja usar en las mañanas shorts, vestidos con escote, bermudas a la altura de las rodillas y faldas, combinándolas con blusas de algodón largas, lisas o con estampados a rayas, lunares o cuadros.

Para ir cómodas a pasear en familia, los diseñadores cubanos sugieren las sandalias romanas y las  ballerinas, o en caso de preferencias por los tacones, unas alpargatas con cuña alta.

En horario nocturno se puede optar por pantalones pitillos o de pata ancha, los minivestidos  y minifaldas con motivos rockeros como tachuelas.

La moda masculina propone pesqueras y camisetas de algodón, en el caso de horas tempranas, y pantalones holgados junto a camisas de hilo para las noches

Lourdes Trigo, diseñadora del Fondo de Bienes Culturales de la provincia de Cienfuegos, resalta la necesidad de informar a la juventud sobre el tipo de vestuario acorde para cada ocasión y horario, pues el short es para zonas de playa o de recreo y ya se usa hasta para asistir a los teatros.

Agrega además que aunque en la Isla viven personas extravagantes o ridículas, la mujer cubana es muy presumida, vanidosa y en sentido general, siempre ha tenido mucho gusto estético a la hora de vestir.

Si durante el día el maquillaje debe ser moderado, el estilo cambia por la noche hacia un retoque más sexy y femenino en el que los ojos son los verdaderos protagonistas y la máscara de pestañas la gran aliada.

En cuanto a los complementos, las tendencias de moda optan por unas gafas de sol redondas al estilo John Lennon, las de tipo aviador y las que cubren gran parte de la cara.

La etapa veraniega admite también chalecos cortos con estampados, calados o pedrería, además de bolsos XXL y cinturones a la cadera.

Alianna Mujica, joven cienfueguera, asegura que en las tiendas recaudadoras de divisas casi todos los tejidos en venta son de mezclilla o lycra, por lo cual se dificulta la obtención de prendas adecuadas para los meses de julio y agosto.

Sobre este tema, Lourdes Trigo afirma que las ofertas de los creadores cubanos no llegan a la mayoría de la población por no disponer de una entidad reproductora de sus diseños.

Añade que en Cuba es necesario desarrollar la industria ligera nacional para así sustituir importaciones y facilitar a los habitantes ropa apropiada para el clima tropical.

La moda masculina propone pesqueras y camisetas de algodón, en el caso de horas tempranas, y pantalones holgados junto a camisas de hilo para las nochesPara no pocos moradores de esta Isla,  los artículos de marca comercializados en las boutiques constituyen un punto de referencia por el nombre de la etiqueta y su lugar de origen. Pero si son exclusivos. ¿cómo un país subdesarrollado dedica parte de sus inversiones a adquirirlos? ¿Estarán pasados de moda?

Contestar las interrogantes resulta difícil. Los diseñadores nacionales abogan por la formación de una identidad en la forma de vestir de los cubanos y por la creación de una moda específica de Cuba.

Para contribuir a la confección de un guardarropa auténticamente cubano, este verano los creadores traen propuestas para público de todas las edades como sayas gaucho y vestidos vaporosos, además de accesorios artesanales.

Laura Pacheco, estudiante sureña, afirmó que la ropa de los diseñadores de Cienfuegos resulta muy agradable para el calor de la etapa veraniega, es moderna y de calidad.

Ni la materia prima o la tecnología indispensable para obtener prendas tan glamurosas como las de las principales casas de moda de París o Italia limitan el talento e iniciativa de estos artistas del vestir.

Al final, lo más importante no se reduce a la firma del producto, su valor o exclusividad, sino en sentirnos a gusto y con menos calor en el cuerpo, es decir, vestir una moda que no incomoda.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *