Una nueva marcha, una nueva historia…

Una nueva marcha, una nueva historia…

 

Cuántos festejos, homenajes, cuántos primeros de MAYO. Estos son los primeros trabajadores del desfile, los conozco bien. Desde anoche me recorren, me peinan, me acicalan. Por ahora solo nosotros, custodiados por ella, monumental, erguida, soberana…

Monumetal, erguida, soberana...

Monumental, erguida, soberana…

En solo instantes todo se llenará de cubanía, holgorio, consignas. Luego pocos se acuerdan de nosotros. No queremos fotos, no importan los apellidos solo importa que también desfilamos, abrimos y cerramos esta jornada de pueblo, de reafirmación, de júbilo.

Dime si estoy bonita. Mira como me han vestido. Desde dentro me brota la música y me estremece hasta las propias columnas que sostienen mi estructura de plaza vieja, bañada por el salitre del sur y curtida por cada sol de Mayo.

Desde allí, lo ves,  retumbarán las consignas de los verdaderos trabajadores que se coaligan, que en las horas de furia, allí donde el frío azota más, no hacen huelgas, no vuelcan carros ni incendian, rompen sí, las entrañas de la madrugada y se reúnen. Enarbolan sus banderas de trabajadores sencillos, agradecidos, comprometidos… y marcharán bajo el lema que los une, compromete y eleva hacia la victoria. Por sus conquistas, por sus demandas, por solidaridad con aquel obrero del mundo que no es agremiado y no sabe de derechos, ni justicias.

“Porque es deber del hombre levantar al hombre…” marchar por el hombre.

Y junto a ellos nosotros, los primeros trabajadores de cada desfile, de cada primero de mayo y yo, fiel explanada que los recibe y los respalda.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Danae Aguila Gutierrez

Licenciada en Periodismo. Máster en Ciencias de la Comunicación. Periodista en el Canal de Televisión Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *