Una payasita feliz porque alimenta el espíritu

Una payasita feliz porque alimenta el espíritu

Deborah Rojas es una joven graduada de la Escuela Nacional del Arte y del Instituto Superior de Arte. Desde 2012 forma parte del Grupo de Payasos Terapéuticos de Cuba y recientemente  capacitó a jóvenes cienfuegueros a través de un taller básico que se realizó con ese fin en Cienfuegos.

Con la artista dialogué en los pasillos del Hospital Infantil Paquito González Cueto durante las actividades que efectuaron por varias instituciones médicas del territorio.

­ ¿Cómo te involucras en una labor que no tenía relación con tu desempeño?

Me inicié desde pequeña en el mundo del escenario porque integré esa Compañía Infantil  mágica que resulta ser La Colmenita. Allí crecí aprendiendo los más altos valores humanos y luego cursé estudios en la Escuela Nacional de Arte y el Instituto Superior de Arte. Pero nunca me aislé de esa gran familia que por tantos años forma Tim (Alberto  Cremata), por lo que me mantengo como instructora del grupo.

La experiencia de convertirme en payasa terapéutica surgió en 2012 con la creación del Grupo Nacional que dirige Anniet  Veneredo  (la payasita Celeste ). El trabajo para los niños hospitalizados ha sido entonces una bendición, pues el propósito es animarles en medio de prolongadas estadías.

¿De qué manera lidiar con la tristeza que a veces tienen los niños en medio de situaciones adversas para su salud?

No vamos a conectarnos con la tristeza del niño o niña, simplemente vamos a devolverles el tiempo perdido, y me refiero al juego, también elecciones ante el intercambio que podamos compartir con los pacientes. Intentamos disminuir esa ansiedad sin compartir el dolor sino el espacio.

Siempre decimos a los que se integran al proyecto que lo importante es estar y no hacer, porque realmente todo lo que hagamos surgirá de manera espontánea, según las necesidades y motivaciones de los pequeños y adolescentes para que logren por un rato esa autonomía que pierden cuando permanecen por tanto tiempo en una institución de salud.

¿Cuáles son las acciones que realiza el Grupo de Payasos Terapéuticos de Cuba? 

Trabajamos en el Oncológico de la capital aunque existen otras experiencias en Hospitales como el William Soler y el de Marianao. Cada institución médica tiene sus particularidades y en función de eso interactuamos, se trata además de una terapia de continuación por la permanencia de este tipo de pacientes. Ahora también se generaliza la iniciativa a cuatro provincias cubanas y el Municipio Especial Isla de la Juventud por lo que asesoramos y ofrecemos talleres de capacitación al respecto.

Una payasita feliz porque alimenta el espíritu

¿Cuál es tu opinión sobre la tarea de preparar a los jóvenes cienfuegueros en el Taller Básico de Payasos Terapéuticos?

Fue un trabajo diferente al que realizamos en otras provincias porque los chicos estudian la especialidad Higiene y Epidemiología. Generalmente se involucran personas que se asocian a la rehabilitación o el arte.

La experiencia ha sido muy bonita porque hemos recibido el apoyo de las familias, los médicos y todo el personal de la salud. Eso ayudó a conocer las interioridades de cada sala y los pacientes con los que tendríamos contacto. Cienfuegos no tenía aún creado el proyecto, pienso que ahora ya están preparados para llegar a cada uno de los espacios y corazones de estos infantes que requieren tales ayudas.

¿Cuándo sientes que has cumplido con tu misión de payasa terapéutica?

Traigo una  mochila llena de trucos, juegos y  sorpresas para hacerles felices durante el intercambio, soy feliz con las sonrisas y miradas que me hacen comprender cuando el alma sonríe.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Mayelín del Sol Santiago

Licenciada en Educación. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *