Uppercut al dólar estadounidense

Uppercut al dólar estadounidenseNo se puede decir que el dólar esté noqueado por los golpes que recibe en las reuniones internacionales, pero indudablemente la multiplicación del ataque puede lograr tirarlo abajo y a ello contribuyó el acuerdo de la reciente Cumbre de los países del MERCOSUR, de emplear monedas locales para el comercio intrarregional y eludir el billete verde.

La moneda norteamericana revela las debilidades de la economía del imperio, a la vez que su rechazo destaca la cada vez mayor independencia de criterio de los países latinoamericanos y caribeños respecto de Estados Unidos.

Hace poco hubiese sido impensable que naciones de la región tomaran semejante decisión frente a Washington y su unidad monetaria, independientemente de que la acción les va a ahorrar cantidades de divisas.

La medida soberana había sido tomada el año pasado por Brasil y Argentina, las dos mayores economías del bloque, que tiene como asociados a Chile, Bolivia y Ecuador y Colombia, y en proceso de integrarse como miembro pleno a Venezuela.

En la reunión de julio ya hubo disposición de que también se incorporaran al sistema Uruguay y Paraguay, los socios más pequeños, solo que a fines del 2010, cuando los bancos establezcan un sistema de cotización de las monedas.

Como grupo de integración, ya los miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) habían adoptado en la cumbre en Venezuela, la decisión para fundar el Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE), moneda única para sustituir al dólar que inicialmente sería solo virtual.

Alí Rodríguez, ministro de Finanzas de Venezuela, aclaró que había unanimidad entre los países miembros de esta zona monetaria y aprobación en otras zonas del continente. Entre los miembros del ALBA, Venezuela, Ecuador y Bolivia son asociados al MERCOSUR, lo cual atestigua la extensión que va tomando el rechazo a la moneda cuyo respaldo es únicamente papel.

El dólar ya había sido vapuleado en el Grupo de Shanghai con acciones similares, e incluso en el G-8 (las naciones capitalistas más poderosas) ha sido cuestionado.

En cuanto a los problemas netamente comerciales, el MERCOSUR no llegó a acuerdo para eliminar el doble arancel externo ni se adelantó en otros aspectos como las trabas comerciales entre algunos países miembros.

El bloque ya cumplió 18 años desde la firma del Tratado de Asunción, que otorgó el nombre al primer gran organismo de integración regional en el cono sur latinoamericano.

La Cumbre celebrada en Paraguay dio pie a los observadores para opinar que MERCOSUR no es un organismo fallido en los intentos latinoamericanos de integración, aunque se esperaba mayor dinamismo en su actuación subregional e incluso en su ampliación.

Todavía le queda mucho camino por recorrer y cosas que cambiar, pero su futuro no está en entredicho, y otros intentos de la región, como el ALBA, la Comunidad Andina de Naciones e incluso la Unión de Naciones Suramericanas, pueden hacer sus aportes, sobre todo en las decisiones políticas.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *