Valentía y decisión caracterizaron a los asaltantes del Moncada

Valentía y decisión caracterizaron a los asaltantes del Moncada

El pueblo de Santiago de Cuba fue testigo el 9 de enero de 1960 de un hecho trascendental que recordará siempre: el líder histórico de la Revolución Fidel Castro acompañado de los revolucionarios René Vallejo y Luis Crespo, subidos en un tractor, echaron abajo parte de los muros de las instalaciones militares del antiguo cuartel Moncada, símbolo de represión y muerte.

Los presentes no pudieron eludir la añoranza y emoción al recordar la sangre derramada por aquellos 135 jóvenes que el 26 de julio de 1953, pletóricos de valentía y decisión atacaran la otrora segunda fortaleza militar del país para librarlo de la dictadura de Fulgencio Batista.

Evocaron que para realizar el asalto se dividieron en tres columnas comandadas por Fidel Castro, Raúl Castro y ARaúl Castroría.l hecho cuentan que a las 10 de la mañana cuando en el terreno del antiguo polígono colmado de niños uniformados y con boinas rojas o azules, acompañados de sus familiares y pueblo en general, aparecieron helicópteros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y lanzaron rosas blancas y rojas a los presentes.

Media hora después comenzó oficialmente el acto. Hubo un momento de fuerte emoción cuando el Comandante Raúl cargó en sus brazos a la niña Temis Tassende, hija de José Luis Tasende, uno de los asaltantes torturados y asesinados en ese antiguo cuartel el 26 de julio de 1953. Raúl expresó: “Y hoy aquí Temita, mira la obra de tu padre”, una cerrada y estruendosa ovación no lo dejó terminar.

“Mucha historia encierran los muros que rodean la edificación, cuyos orígenes datan del gobierno de Miguel Tacón, uno de los más despóticos que sufrió la colonia en la primera mitad del siglo XIX”.

“Su ejecución recibió un impulso en la segunda mitad de esa centuria para el encarcelamiento de cubanos rebeldes e independentistas opuestos a la metrópoli, aunque entonces contaba con una sola planta de sólida construcción y capacidad en el sótano para 200 presos”.

“Primeramente se llamó Cuartel Nuevo Presidio, luego Reina Mercedes y en la República Mediatizada tomó el nombre del general mambí Guillermón Moncada, quien guardó prisión allí”.

El cuartel convertido en escuela

Dentro de las instalaciones del centro escolar se ubicó en la Posta tres, lugar donde se produjo el ataque el 26 de julio de 1953 el Museo de Historia 26 de Julio, que formado por ocho salas, dedica la primera a la historia de la construcción de la fortaleza hasta su conversión en centro educacional. En 1974 se reconstruyeron las murallas del cuartel al ser declarado Monumento Nacional de Cuba.

El acto del día 28 de enero lleno de simbolismo, mostró el propósito de la Revolución Cubana de que la fortaleza del pueblo reside en la educación. En Revolución Cubanaso pronunciado en el acto de entrega de las instalaciones Fidel afirmó:

“Y la historia demostrará que si al fin y al cabo las fortalezas llenas de aspilleras y soldados sucumbieron ante el empuje de nuestro pueblo, la lucha por una causa justa, en cambio nuestras aulas, representantes del pensamiento y la cultura, jamás caerán bajo la fuerza de quien nos la quieran quitar para convertirlas en cuarteles, a fin de defender los privilegios porque esas escuelas las defenderá con trincheras de ideas y trincheras de piedra”.

“Este edificio no lo necesitamos para fortaleza. Antes necesitaban una fortaleza para defenderse del pueblo; y ahora, cuando el pueblo es el que defiende la Revolución, no necesitamos fortalezas”.

“Como lo que necesitamos son escuelas, pues, por eso nosotros estamos convirtiendo todas las fortalezas en escuelas”, y sentenciaba Fidel: “no tomamos la fortaleza el 26 de Julio, ni la tomamos el día Primero de Enero, hoy la hemos convertido en un centro de enseñanza, hoy sí hemos ganado esta batalla”.

El centro educacional abrió sus puertas de manera oficial en 1960.

Por: Teresa Valenzuela García / Radio Rebelde

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *