Ya mi niño tiene su uniforme escolar

Ya mi niño tiene su uniforme escolar

Ya mi niño tiene su uniforme escolar listo para para comenzar el curso en Septiembre en Preescolar. Desde el lunes 5 de agosto que lo compramos no deja de preguntar cuándo le buscaremos la pañoleta y su madre y yo le explicamos que por ahora solo lleva short y camisa, la pañoleta azulo y la roja vendrá luego.

Habitualmente en Cuba los padres compran los uniformes escolares de sus hijos en los meses de abril y mayo, incluso hasta el marzo, pero este año la confección y venta de los uniformes se atrasó por la entrada del tejido a partir de las dificultades financieras del país, por lo que se decidió que compraran primero los grados iniciales.

El pasado 17 de junio, Nancy Valdés, viceministra de Comercio Interior, anunció mediante el espacio Mesa Redonda que la venta de uniformes escolares comenzaría a finales del mes de julio y se extendería durante todo el mes de agosto.

Asimismo Valdés precisó que la distribución se haría en un orden específico, en el cual tendrían prioridad los pequeños que cambien de nivel de enseñanza y aquellos pioneros que ingresen al quinto grado.

Ante estas noticias la expectativa por el comienzo de la venta era enorme. Debido a ello, ese lunes 5 de agosto todas las Tiendas Minoristas de Productos Industriales de la ciudad de Cienfuegos donde se venderían los uniformes amanecieron “tomadas” por padres, abuelos, tíos y primos. Todos querían comprar de primero.

En la  Tienda Minorista de Productos Industriales El Lince, en esta ciudad, la cola ese lunes fue multitudinaria. Pero pasadas la 1.00 pm ya no quedaba nadie en la cola.

“Nosotros teníamos todo bien organizado desde hace tiempo. La Dirección Provincial de Educación nos hizo llegar los listados de los tiquet de compra de cada niño y solo debían presentar el tiquet y la tarjeta de menor. En la Tienda teníamos cada mostrador destinado a un tipo de uniforme diferente: primaria, secundaria, preuniversitario y politécnico y abrimos desde las 8.00 am, no desde las 9 que es la hora habitual”, nos relató Luis Arteaga Cordero, Administrador de la Tienda Minorista de Productos Industriales El Lince.

“Ya a las 2 o 3 de la tarde aquí el lunes no había casi nadie y los otros días fue igual. Mira, ahora mismo, jueves a las 2 de la tarde solo hay un cliente y el resto de las dependientas se dedican a otras ventas”, concluyó Arteaga Cordero.

Sobre ese tema también conversamos con José Luis Bilbao Ramos, especialista principal del Grupo Empresarial de Comercio Interior en Cienfuegos: “Fíjate como estaba organizado el proceso de venta de los uniformes, que hasta sacamos una cuenta, y hasta ahora hemos atendido a los clientes más o menos en 15 minutos, y la mayor parte de la demora es por cambiar de tallas y probarse el uniforme. Es cierto que el primer día se acumuló mucha gente, porque nunca habíamos vendido los uniformes tan tarde, todos los años es a más tardar el mayo”.

Quizás como nos comentaron los compañeros de Comercio Interior, la expectativa fue mayor que otras veces y por eso las aglomeraciones el primer día. Pero pasado el momento inicial todo volvió a la normalidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Sabdiel Batista Díaz

Licenciado en Periodismo, UCLV, 2007. Máster en Estudios Históricos y de Antropología Sociocultural Cubana, UCF, 2014. Blogguer, Community Manager, Diseñador web, Investigador en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *