3 de septiembre de 1965: murió el independentista y escritor cienfueguero Eduardo Benet Castellón

3 de septiembre de 1965: murió el independentista y escritor cienfueguero Eduardo Benet Castellón

El destacado poeta, escritor e independentista sureño Eduardo Benet Castellón murió el 3 de septiembre de 1965. Este destacado cienfueguero había nacido en la Perla del Sur el 1ro de julio de 1878. Era hijo de Mercedes y Antonio, un matrimonio con ancestros de raíces francesa e hispana.
Cursó las primeras letras en su ciudad natal, en el colegio privado San Carlos, de primera y segunda y enseñanza, cuyo director era Félix Valdés Morrillo.
Emigró en 1894 a los Estados Unidos y realizó estudios en Boston. Regresó a Cuba en 1896 y se incorporó de inmediato al ejército mambí, donde obtuvo el grado de Alférez de Caballería. Combatió con las fuerzas de la Brigada de Cienfuegos. En esos años combatió bajo las ordenes de los jefes Alfredo Rego, Serafín Sánchez, José Rogelio Castillo, José Braulio Alemán, Alejandro Rodríguez, Rafael Cabrera, José María Rodríguez, Enrique Loynaz del Castillo e Higinio Esquerra.

Al cese de la dominación española ocupó, en Cienfuegos, diversos cargos administrativos.

Ejerció el periodismo y hacia 1913 dirigió una revista literaria ilustrada titulada Juventud. Entre los libros publicados por este autor se encuentran De mi musa (1923), Plumas al viento (1935), del Remanso y del ensueño (l938), El sembrador de esperanzas (1939), Bandera blanca (1941), Voces de la cima (1943), El Jardín de la inocencia (1943), y otros más.

En 1953 le fue otorgada por el Ateneo de Cienfuegos la medalla anual, como reconocimiento a su producción literaria. Publicó varios libros de poesías líricas, algunos editados por él mismo en una prensa de mano. El estilo de su obra literaria está enmarcado dentro del neoclasicismo español.

En la década de los 50, fiel a sus ideales el anciano veterano independentista, apoyó la lucha revolucionaria encabezada por Fidel Castro contra la dictadura batistiana que pisoteó la Constitución de 1940. En su casa conspiraban familiares y amigos de las organizaciones revolucionarias insurreccionales.

En esos años Benet escribió la novela histórica infantil Birín, llena de referencias autobiográficas a su adolescencia mambisa, que se me antoja un llamado a la lucha revolucionaria en tiempos de tiranía. Dicha novela resultó apreciada con justeza por Cintio Vitier, Fina García Marruz, Agustín Acosta, Bienvenido Rumbaut, Alcides Iznaga y Samuel Feijóo, entre otros escritores,

Eduardo Benet recibe con alegría el triunfo del 1ro de Enero de 1959. Intelectual martiano de firmes principios nacionalistas y patrióticos que goza del reconocimiento popular, apoyó las medidas del gobierno revolucionario y rechazó, como Martí y Maceo, la injerencia norteamericana en los asuntos de Cuba.

Murió el 3 de septiembre de 1965, en esta misma ciudad que lo vio nacer.

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil