Alternativas agrícolas en Cienfuegos ante déficit de fertilizantes por el bloqueo

Alternativas agrícolas en Cienfuegos ante déficit de fertilizantes por el bloqueo

Los agricultores de la provincia de Cienfuegos aplican alternativas para hacer rendir más sus cultivos ante la falta de fertilizantes, motivado ello por el recrudecimiento del bloqueo norteamericano a Cuba y además por la contracción económica mundial luego de un año de COVID-19.

Yoan Sarduy, delegado de la agricultura en la provincia de Cienfuegos, expresó a la prensa que hubo déficits de insumos en esta campaña de frío que cerró en febrero del presente año, y cuyas consecuencias se verán en los bajos rendimientos de los diversos renglones.

Explicó que antes teníamos paquete tecnológico para casi todos los cultivos, pero en la actualidad solo se destina a los renglones priorizados como la papa, tabaco, entre otros, de ahí que apelen a la aplicación de técnicas agroecológicas para lograr el resto de las plantaciones.

En Horquita, el principal polo agrícola del territorio Rolando Pérez Ramos, director de la entidad, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que el déficit de fertilizantes viene desde hace varios años, con el aumento de restricciones aplicadas por la administración del gobierno estadounidense a esta Isla.

“Aquí en respuesta a esa situación empleamos medios biológicos como fertilizante orgánico, tal es el caso del fitomás, que no tiene la eficacia de un químico pero resolvemos.

“Además hemos fortalecido la producción de los abonos orgánicos porque contamos con un centro de humus de lombriz, y otros productos que se elaboran en el Centro de Reproducción de Entomófagos de la empresa.

“Este año los cultivos priorizados tuvieron asegurado los fertilizantes y el paquete tecnológico, entre estos la campaña de la papa y el maíz en desarrollo para obtener el híbrido transgénico”.

La empresa agropecuaria Horquita posee nueve mil hectáreas, de las cuales cinco mil se dedican a los cultivos varios, que abarca plátano, yuca y malanga de ciclos largos; y el boniato, maíz, calabaza, frijol y hortalizas, de temporada más corta.

El resto de las áreas, unas cuatro mil ha, está destinada a la ganadería, para cuyo rebaño requieren de pastos y otras plantaciones proteicas como alimento animal.

Pérez Ramos indicó que una estrategia de la entidad para salir adelante es la siembra de cultivos intercalados, pues así unos sembrados le aportan nitrógeno al suelo y benefician a los otros, a la par de dar un mayor aprovechamiento a la tierra.

Todo el cultivo que se puede intercalar lo hacemos, como es el caso de plátano con boniato, acotó.

Y lo otro radica en sembrar cultivos más resistentes y poco exigentes en su desarrollo como es el caso de la berenjena.

También hay que sembrar más, agregó, y como tenemos unas mil ha de tierra ociosa, o deficientemente explotada, laboramos para poner a producir nuevas áreas en las zonas de Carmelina y San Rafael, donde ya se ha crecido en más de 363 ha de plátano.

Actualmente continúan labores de buldoceo para crear un polo productivo de 800 ó mil ha de plátano en esa área.

Por: Onelia Chaveco Chaveco | ACN

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *