Guillén, recuerdo que no pasa por alto