Cienfuegos viene, y va con el COVID-19