Cumbre Vieja: entre el periodismo y el morbo