En tiempos de pandemia: una ecuación necesaria