Cienfuegos a la vanguardia en la salvaguarda de sus ecosistemas

Cienfuegos a la vanguardia en la salvaguarda de sus ecosistemas

Para que el mar no se trague la tierra y sus aguas mantengan la mayor pureza trabajan especialistas cienfuegueros. Nuestras costas son vulnerables a la elevación de las aguas, y por eso el CITMA desarrolla planes y proyectos, en pos de ejecutar acciones de adaptación y mitigación a la variabilidad del clima.

La provincia cuenta con un grupo multidisciplinario, destinado al chequeo y control de las acciones del Plan de Estado para el Enfrentamiento Climático, «Tarea Vida».

Existen asentamientos con peligro de penetraciones del mar en los municipios de Cienfuegos y Cumanayagua: Playa Yaguanabo, Guanaroca, La Milpa, barrio El Perché, en el Castillo de Jagua, así como Reina y Punta Gorda, en la ciudad cabecera; además, el plan incluye a Cayo Carenas.

Por otra parte, desde hace diez años, especialistas del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC), desarrollan investigaciones sobre erosión marina o retroceso de la línea de costa en las márgenes de nuestra bahía, según informaciones de Eugenio Olalde Chang, coordinador del Servicio Recuperación de las Playas.

“Hemos realizado investigaciones no solo en Rancho Luna, sino en otras playas como: La Tatagua, Caleta de Castro, El Inglés, Playa Fría y Los Enanos”, expresó Olalde Chang.

Otro tema importante son las investigaciones acerca de manglares, usan un sistema de información geográfica, en pos de cuantificar las reservas de carbono en esa vegetación, además calculan la biomasa, todo eso en un sistema digital y mediante imágenes satelitales.

Los especialistas del CEAC realizaron también un taller denominado “Floraciones algales nocivas en las principales playas de la provincia”, a fin de definir una estrategia de monitoreo biológico en esa zona, pues desde 2015 ocurrieron brotes de dicha vegetación en nuestras playas.

Por otra parte, existe un novedoso diseño de estudios de las aguas de la rada realizado por la Doctora en Ciencias Mabel Seisdedo Losa, del propio CEAC. Consiste en la evaluación múltiple, aproximación al examen de los procesos ecológicos de la bahía, con la integración de la ciencia, no solo biológica, sino también física, química, y más allá de esto, la propuesta de medidas que conlleven a su mejoramiento permanente. Es una luz que dan a las autoridades gubernamentales.

POR UN CORREDOR BIOLÓGICO DE MONTAÑA

El macizo Guamuhaya es la zona escambradeña de la provincia de Cienfuegos y es objetivo de las autoridades del CITMA hacer de la zona un corredor biológico, a fin de preservar uno de los más conspicuos ecosistemas sureños.

Desde Tope de Collantes un equipo de especialistas del ministerio de la Ciencia desarrolla acciones, en aras de la conservación ambiental del lomerío, en las tres provincias centrales, específicamente en cinco municipios: Manicaragua, Cumanayagua, Fomento, Trinidad y una parte de Sancti Spíritus.

El proyecto Conectando paisajes es nuevo en esta parte del país, basado en experiencias de la región oriental conectado al corredor mesoamericano.

Gracias a su extensión nacional terminaron de modelar el ordenamiento en cuatro macizos: Occidente, compuesto por Guaniguanico, Artemisa y Pinar del Río, Guamuhaya, Bambucanao (Sancti Spiritus), Villa Clara y Ciego de Ávila, y también Nipe-Sagua- Baracoa, que incluye Honguín, Guantánamo y Santiago de Cuba.

Hacen énfasis a en la atención a la mujer rural y los finqueros; un ejemplo es la finca Las Margaritas, de La Sierrita, una de las 18 de las montañas centrales.

La iniciativa es auspiciada por el Fondo de Medio Ambiente Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y se impulsa en cuatro regiones montañosas de Cuba.

Tratan de conectar esos paisajes montañosos que poseen biodiversidad, a partir de nuevas vías como las fincas forestales, priorizando la vegetación y fauna autóctonas.

En las montañas cubanas se realizan actividades económicas que dependen en gran medida de las especies animales y vegetales, como son las producciones de café, forestal, cultivos varios y ganadería, por lo cual es preciso mitigar los efectos de incendios incontrolados, contaminación, prácticas agrícolas y ganaderas inadecuadas, la minería a cielo abierto y el cambio climático.

Con esos fines, implementan corredores biológicos que propicien la integración de las áreas protegidas con el entorno que las rodean, donde viven las comunidades y se desarrolla la actividad productiva. Por ese motivo programan acciones de educación ambiental, a fin de integrar los intereses económicos con los conservacionistas.

La protección de nuestros ecosistemas es el puente hacia un desarrollo sostenible y el CITMA de Cienfuegos honra el Día de la Ciencia Cubana con buen ritmo en tales pretensiones.

Por:  Dagmara Barbieri López / 5 de Septiembre Digital

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.