En tiempos de pandemia: una ecuación necesaria

En tiempos de pandemia: una ecuación necesaria

Con regocijo y muchísima esperanza, los cubanos seguimos los pasos de Abdala y los demás candidatos vacunales. Y ese regocijo crece y se multiplican las esperanzas al conocer que cerca de dos millones de compatriotas ya completaron las tres dosis de algunos de los inmunógenos; en tanto otros siete millones llevan en su sangre alguna de las dosis del esquema previsto.

Incluso continúan apareciendo motivos para el alegrón (Abdala muestra un 100 por ciento de eficacia ante la enfermedad severa y la muerte en su ensayo fase III); pero la alegría y el anhelo no deben confundirse con el exceso de confianza y mucho menos la inobservancia de las medidas establecidas.

Bien lo explican los expertos: “Los candidatos vacunales anti-Covid-19 se diseñaron para que las personas que se enferman manifiesten síntomas leves y no transiten a la gravedad. No fueron creados para interrumpir la circulación del virus, sino que la vacunación de la población es la que va a cortar la transmisión”.

Muy concretos son los razonamientos de varios especialistas, publicados en el sitio institucional del Ministerio de Salud Pública.

Lo anterior ratifica, entonces, lo viable de la aprobación del uso de emergencia de los candidatos vacunales. En nuestro caso, ya Abdala ostenta esa autorización y se procede a inocular el inmunógeno en provincias con la situación más complicada, mientras en otras lo reciben grupos poblacionales de riesgo y se concretan ensayos clínicos con la población pediátrica.

Pero el esfuerzo sería en vano si todos no lo acompañamos, reitero, con un comportamiento higiénico-sanitario ajustado a los protocolos vigentes; por tanto, si estamos obligados a salir no lo hagamos sin nasobuco; tampoco olvidemos sustancias como gel o lociones antibacteriales, alcohol u otro similar. Volvámonos “uña y carne” con el lavado frecuente de las manos con agua y jabón y en modo alguno dejemos de limpiar las superficies y objetos de uso frecuente.

Y no es que lo diga yo, sino que es reclamo diario de personas como el Dr. Durán, en cuyas conferencias matinales no solo ofrece estadísticas, sino que exhorta a una mayor percepción del peligro y, sobre todo, a cumplir las medidas sanitarias de las que tanto se habla y no todos acatan.

De manera que si tuviera que resumir en una ecuación, sería una muy necesaria, a tono con los tiempos: Vacunas+Responsabilidad= Más salud.

Por: Tay Beatriz Toscano Jerez / 5 de Septiembre Digital

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil