Haz lo que yo digo… y lo que yo hago

Haz lo que yo digo… y lo que yo hago

Han sido días de fuerte enfrentamiento ideológico. Los que defendemos a la Cuba en que vivimos y como lo hacemos, pareciera que somos seres de otro mundo: no entendemos las condiciones en que estamos, no vemos más allá de nuestros propios ojos, tenemos el aguante que ya quisiera el más pacienzudo y la capacidad de análisis, bueno, esa ya la perdimos…

Otros, algunos “cansados” de vivir en Cuba como se vive hoy día y muchos desde la comodidad de sus hogares fuera de fronteras, si tienen una capacidad de discernir sobre los demás, que ya quisiera el Gran Pensador. Son dueños de todas las razones, abrazan verdades absolutas y criterios tan “sólidos” como para imponerlos, sin dejar para el contrario la más mínima posibilidad… es como decir: Haz lo que yo digo y como yo lo hago.

Pero la realidad es bien distinta, para quienes denostar de nuestro proyecto social en la Isla es como coser y cantar, mienten, descalifican, insultan, apelan a groserías, azuzan y conminan al ajuste de cuentas. Su democracia es válida, la nuestra no existe, ¿sus? Gobiernos y sistemas no son fallidos pero el nuestro se va por el caño, y lo mejor de todo -¡cuánta envidia¡- no hacen colas, no les falta la comida, todos tienes autos para ir al trabajo, ah y tienen trabajo y para colmo de bienestar y satisfacción están aseguradas salud y educación gratuitas.

Los periodistas hemos llevado la peor parte, además de tener que despertar porque solo repetimos lo que nos dicen que publiquemos, también somos asalariados del Gobierno y por la labor que realizamos recibimos estímulo. Y creo que entre todos los calificativos que buscan en función de descalificarnos, ese es el único cierto, pues claro que nos pagan como a cualquier otro trabajador, porque tenemos que buscar el sustento, como el más común –de aquí o de cualquier otro lugar en este mundo.

Piden a gritos –literalmente dicho- que nos abramos al diálogo mientras insultan, que seamos más tolerantes mientras imponen sus opiniones y modos de vida, atacan y linchan mientras posan de defensores de la paz entre cubanos, acusan al Gobierno de corrupto y desentendido con las necesidades del pueblo mientras apoyan medidas coercitivas y hasta bombardeos a la nación para “limpiarnos de todo mal, porque suyos son el poder y la gloria”.

¿Qué a nosotros a veces se nos va la catalina? Na, que somos cubanos y pa defender la casa en que vivo, hasta con los dientes me pego con cualquiera –vaya, que yo también conozco el lenguaje soez con que la mayoría se manifiesta. Pero coño, porqué no nos dejan vivir en paz, muchos de los que nos atacan en las redes sociales aquí no tiraron ni un chícharo y algunos fueron de los más calladitos y modositos… entonces, ahora desde afuera…vamos, a otro con ese cuento…

Quienes les azuzan y dirigen desde adentro y afuera han demostrado de qué tienen hechos y cómo han fabricado sus principios, la fortaleza de sus intenciones y que a la hora de los mameyes, salir corriendo es la mejor opción. La Cuba que quiero no es de la escaseces y estancamientos, pero esta, la de ahora es la mia, no me vengan con cuentos, que hago lo que me dicta mi conciencia, no lo que me dicen que haga.

PD: El que escribiera como en trabalenguas es a propósito, aclaro, por si también me acusan de no saber escribir… por cierto, me pagan por escribir y publicar…

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *