La ECOI 6 es mi vida, afirma fundador de la entidad de Cienfuegos

Para Ángel Caridad Rodríguez Silva, fundador de la Empresa Constructora de Obras Industriales # 6 (ECOI 6), de la provincia de Cienfuegos, durante estos 45 años la entidad ha sido su vida, donde logró formarse como profesional mediante los cursos para trabajadores.

Angelito, como le llaman sus allegados, narró a la prensa, de forma breve, su paso por la institución, lo cual según sus propias palabras lo honra, porque la ECOI 6 se convirtió en líder de la construcción en Cuba desde su fundación, el 17 de diciembre de 1976, y se ganó un prestigio aún vigente.

En los primeros años, dijo, participamos en obras de gran envergadura como el puerto pesquero, Cereales Cienfuegos, la planta de torula del central azucarero Antonio Sánchez y la fábrica de Cemento, distante poco más de 15 kilómetros de la ciudad cabecera.

Asimsimo, comentó, intervenimos en importantes inversiones en el resto del país, entre estas la planta de cementos y la termoeléctrica del Mariel, la empresa Siderúrgica José Martí −Antillana de Acero ̶ , en La Habana, junto a molinos de piedra y plantas de asfalto al norte de Santa Clara.

Hacia el año 1983, cuando se movió la primera piedra de la Central Nuclear de Juraguá (CEN), denominada la obra del siglo, la ECOI 6 movilizó sus fuerzas para la edificación del patio de la construcción, rememoró Rodríguez Silva.

Por su magnitud, afirmó, esta tarea demandó el esfuerzo de unos14 mil obreros y un parque de equipos especializados como camiones y buldóceres, pues debían crear la infraestructura necesaria para ejecutar la central nuclear, con todos los talleres, las vías de grúa, las acometidas eléctricas.

Tuve el honor de ser el jefe técnico del montaje del primer circuito de los reactores uno y dos, es decir, todo el equipamiento relacionado con la radioactividad, y luego me incorporé a las labores en la sala de máquinas y objetos auxiliares, destacó.

La formación de los profesionales en la CEN fue excepcional, pues por esa vía le entraron a Cuba nuevos conceptos de calidad, distintos a los de antes, manifestó.

No se puede hablar de la ECOI 6 sin recordar a Julio Trujillo, maravilloso director, por la capacidad para desempeñar sus funciones, por su calidad humana, compartía con el albañil y el ayudante, sentado sobre un bloque o un cajón, eso lo dotó de una personalidad que cuando llamaba a alguien para pedirle un favor nadie se negaba, apuntó.

Ya me jubilé, pero solo estuve en la casa cuatro días, debía volver, porque si algo me ha motivado a continuar ha sido el sentido de pertenencia y la satisfacción que me da la preferencia de los clientes por la ECOI 6, resaltó.

A los jóvenes les digo que lo importante en la ECOI 6 es conocer su historia, sentirla, esta es una gran escuela porque ofrece una excelente formación y quien pasa cuatro o cinco años aquí no se va nunca, concluyó orgulloso este hombre natural de Perico, en la provincia de Matanzas.

Por Yohandra Gómez Amaró/ACN

 

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.