La pediatría, una ciencia de detalles para enfrentar la COVID-19 en Cienfuegos

La pediatría, una ciencia de detalles para enfrentar la COVID-19 en Cienfuegos

Con la máxima de que la pediatría es una ciencia de detalles, el doctor Leonel Díaz Arjone, de la provincia de Cienfuegos, enfrenta la COVID-19 en este 2021 en que ha laborado en la propia zona roja durante la batalla contra la pandemia que afecta a Cuba desde hace más de 17 meses.

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias, Díaz Arjone contó que desde enero último comenzó su tránsito tras esa enfermedad, justo cuando el SARS-CoV-2 empezó a afectar a los pequeños en el territorio centro-sureño.

“La primera guardia en la zona roja en una sala de niños con COVID-19 me tocó a mí y en verdad no sentí miedo, pero fue estresante, por lo exigente del protocolo y lo contagioso del virus.

“Ese día tenía temor de tocar aquí, o allá, de contaminar la careta, había que desinfectar los guantes, el bolígrafo para escribir, estaba muy receloso, pero al pasar las 24 horas ya había acoplado con el ritmo del trabajo allí, y con todo el ritual de seguridad.

“Estábamos en el Centro Ambulatorio Especializado de Cienfuegos y esa etapa marcó una pauta en mi vida profesional como ser humano, porque debimos enfrentar muchos obstáculos; sin embargo, fue y es un honor servir a mi país. Ya me acostumbré a ese peligro permanente, que te puedes enfermar y hasta morir.

“Después de esa sala de pediatría paso para el hospital pediátrico Paquito González Cueto, y más tarde abrieron como centros de aislamiento para infantes los hoteles Pasacaballos y Punta las Cuevas, en este último laboré un tiempo.

“Ahora estoy en el instituto preuniversitario vocacional Carlos Roloff, del municipio de Cumanayagua, donde atiendo a las pequeños de 12 años en adelante aquejados de coronavirus.

“Si bien es cierto que la evolución de los niños con la COVID-19 no es tan tórpida como en los adultos, en verdad algunos sí han estado graves y han fallecido, dolorosamente para las familias y para el personal médico.

“Por eso estos pequeños pacientes requieren de una atención especial, de un trabajo con mucho empeño, porque el infante puede complicarse en solo horas.

“Ellos no saben decir los síntomas que tienen, no expresan verbalmente esa situación, sin embargo, hay muchos elementos que hablan por los bebés y son herramientas clínicas para el diagnóstico, y para poder aplicar los tratamientos posteriores.

“Por ejemplo, están la frecuencia respiratoria, la fuerza de succión en la lactancia, la avidez por los alimentos, el estado general, el color de la piel, la fontanela en los lactantes, el color de las mucosas, en fin muchos detalles que son sus palabras y me dicen “corre que estoy mal”.

Con estos saberes Díaz Arjone, quien es especialista en Medicina General Integral y en Pediatría, ha atendido en sus casi 20 años de graduado a una población considerable de niños con diversos padecimientos, y enfrentado también otros retos como el combate al dengue, el zica, y la bronqueolitis.

Todavía recuerda con mucho amor los primeros tiempos cuando realizaba el servicio social en las montañas de su tierra natal, Cumanayagua, allá en el hospital rural de San Blas, ubicado a unos 400 metros sobre el nivel del mar.

A pesar del cansancio por las guardias médicas en el pediátrico de Cienfuegos y el combate desde zona roja, este galeno no desmaya en su labor de servir a la población infantil, puesto que al decir de él: “La mayor satisfacción es devolver la sonrisa a una madre cuando su hijo mejora, o todo salió negativo en los análisis complementarios, o porque ya está sano, salvo y de alta su bebé.

Con dos hijos adolescentes, el entrevistado enfatiza que “un niño es un trofeo para las familias, lo más sagrado de un hogar, por ello aconseja a las madres que mantengan a los pequeños en casa porque los bebés son muy vulnerables a las infecciones y no hay justificación para salir a la calle, a menos que sea un problema grave de enfermedad.

“Más temprano que tarde la vida va a volver a la normalidad. Cuanto ha hecho la máxima dirección del país ha sido en función de proteger a la población, al aislar a los pacientes, los contactos, en un esfuerzo extraordinario, en hacer avanzar las vacunas, proteger a grupos vulnerables y ello demanda de la unión de toda Cuba”.

Por: Onelia Chaveco Chaveco / ACN

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *