Más caña: asignatura pendiente del central 14 de Julio

Más caña: asignatura pendiente del central 14 de Julio

Resulta una gran paradoja que el mejor central de Cuba, el “14 de Julio”, de Cienfuegos, apenas disponga de caña propia en sus campos para unos 60 días de molida a lo largo de la zafra. Tal handicad representa el principal reto para los trabajadores agrícolas de la recién creada Empresa Agroindustrial Azucarera del mismo nombre.

Sin embargo, no hay por qué darle mucha “paleta al asunto”. Según voces autorizadas como la de Alfredo Molina Rey, jefe de la Sala de Análisis y Control de la entidad rodense, sostienen que tan importante como cumplir con las planes de siembra cada año, es imprescindible lograr el incremento de los rendimientos cañeros por hectárea (ha), propósito a alcanzar con mayor población de la gramínea, tras definir muy bien la estrategia en la resiembra y cumplir al dedillo las atenciones culturales a las plantaciones.

Insiste el directivo en que un eslabón esencial en esta cadena de la agricultura tiene por fundamento básico disponer de semilla de calidad (registrada y certificada) en los bancos y fincas de la simimiente con suficiencia, además, de autoabastecer de la misma a todas las bases productivas. Por otra parte, agrega, todavía están lejos de hacer un uso óptimo de las siete máquinas Fregat y los diez enrolladores (eléctricos y de diésel) con que cuentan los sistemas de riego.

Si tal situación se revierte a corto, mediano y largo plazo, entonces el ingenio insignia de la provincia podría disponer de las 350 mil toneladas de caña que necesita para una contienda normal. Tenga en cuenta que en la última zafra solo pasaron por los trapiches unas 96 mil t de la gramínea cosechada en predios de la entidad.

Coste económico

Un alto porcentaje del volumen de la materia prima a moler en esta industria tiene que importarse de áreas cañeras pertenecientes a empresas azucareras enclavadas en otros municipios. Además del gasto de combustible por concepto de transportación a largas distancias, tal suministro pone en peligro constante la estabilidad de la molienda, al tiempo de encarecer el costo de la tonelada de la gramínea que llega al basculador.

Hoy las ocho bases productivas (seis unidades básicas de producción cooperativa y dos cooperativas de producción agropecuaria) de “14 de Julio” disponen de un fondo de caña de poco más de 10 mil 015 ha. Si bien el programa cañero-azucarero de la entidad se propone rescatar del marabú (por cierto con infectación pesada) unas 4 mil 700 ha vacías, por lo pronto, tal como reitera Molina Rey, el objetivo primordial tiene que estar en los rendimientos por hectárea, indicador que en la última cosecha apenas estuvieron ligeramente por encima de las 32 t/ha, incluso sin mucha diferencia en las áreas beneficiadas por riego.

A todas luces, las metas están bien definidas y la principal de ellas por el momento es el esfuerzo de los trabajadores agrícolas con el apoyo de los demás colectivos laborales, para acercarse al cumplimiento del plan de siembra de la campaña de frío, cuyo atraso les impone el extra a fin de acercarse a las 736 ha a plantar hasta el 31 de diciembre, de las cuales se proponen que quede la simiente bajo tierra en 308 ha este propio mes de septiembre.

Aseguramiento material, foco rojo

Por supuesto, el ambicioso reto no solo depende de la voluntad y la inteligencia de los hombres, que por demás existe, también requiere del aseguramiento material, hoy muy deficitario en la agricultura cañera por las causas harto conocidas.

Ahora mismo la carencia de hormonales para erradicar malas hierbas, como el bejuco tan nocivo para el crecimiento de los plantones, es una triste realidad, al igual que faltan otros recursos e insumos de primer orden, entre ellos, los fertilizantes y el combustible, muchas veces inestable para la preparación de los suelos y el laboreo de los cultivos.

La nueva estructura empresarial está llamada a convertirse en el punto de partida para, de una vez y por todas, darle solución a esta asignatura pendiente. El “14” no solo tiene que ser el central más integral del Grupo Empresarial AzCuba, sino figurar en la lista de los mejores en autoabastecerse de caña en correspondencia con el binomio perfecto que supone un complejo agroindustrial.

Por: Armando Sáez Chávez / 5 de Septiembre Digital

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil