Médico de la provincia de Cienfuegos en loable lucha contra la COVID-19

Médico de la provincia de Cienfuegos en loable lucha contra la COVID-19

La pesquisa activa en la comunidad, la revisión específica de cada caso sospechoso y los controles de foco, entre otras tareas, son algunas de las responsabilidades del doctor Jorge Enrique Rodríguez León, desde la irrupción de la COVID-19 en Cuba hace ya casi un año.

El director de la Unidad Municipal de Higiene y Epidemiología (UMHE) del municipio de Abreus, en la provincia de Cienfuegos, tiene a su cargo la atención de más de 30 mil 760 habitantes, a quienes investigan a diario para buscar pacientes con síntomas sugestivos de la enfermedad.

Según declaró a la Agencia Cubana de Noticias, es un trabajo difícil debido a la gran cantidad de posibles infectados para estudiar y muchas veces debe estar hasta altas horas de la noche analizando las medidas para el próximo día o en el traslado de pacientes hacia centros de aislamiento.

Destacó que estos casi 12 meses cambiaron la vida de todos porque la epidemia del nuevo coronavirus transformó hábitos de trabajo y, sobre todo, la vida familiar.

Mi esposa también es doctora y tenemos un niño, la situación nos golpeó mucho, fueron horas de no dormir, de llegar a la casa y escuchar el teléfono sonar porque necesitaban una información o debía regresar por determinado problema, resaltó Rodríguez León.

Manifestó que en varias oportunidades estas cuestiones lo afectan, pero al mismo tiempo lo hacen crecer profesionalmente porque el fruto del trabajo cotidiano lo visualiza cuando sus pacientes se recuperan o no hay ingresos en las salas de terapia intensiva a causa del SARS Cov-2.

Como máximo responsable de la UMHE, Jorge Enrique siempre está atento a cualquier situación y sabe que el ejército de batas blancas es el velador de la salud del pueblo, de ahí que a su paso por las calles del municipio indique a las personas usar correctamente el nasobuco y reitere la importancia de mantener el distanciamiento social para evitar el contagio.

Este galeno, de apenas 35 años, ostenta la medalla “16 de abril” ―la más alta condecoración otorgada por la misión médica de Cuba en Venezuela― gracias a su desempeño durante cuatro años y medio como coordinador de un Centro de Diagnóstico Integral.

La experiencia, que duró desde 2013 hasta 2017, me nutrió de herramientas para el enfrentamiento de dolencias que en la Mayor de las Antillas no existen y en otras naciones sí y, al mismo tiempo me sirvió para afianzar mis conocimientos en el arte de dirigir, dijo.

Rodríguez León se graduó en 2010 por la facultad de Ciencias Médicas Raúl Dorticós Torrados y, luego de concluir la especialidad de Medicina General Integral, asumió la tarea de dirigir la UMHE en la demarcación de Abreus.

Fue un desafío para mí porque lo que yo sabía sobre higiene y epidemiología era lo que había estudiado en quinto año de la carrera y en algunos módulos de la especialidad, confesó.

Reconoció que además de su auto-preparación, tuvo profesores experimentados en la UMHE, como Eloísa Garcés, quien lo instruyó en lo relacionado con la vigilancia, y Ana Martínez, encargada de la lucha antivectorial; todo lo que sabe sobre estos aspectos Jorge Enrique aseguró debérselo a ellas.

Aquí me siento bien, tengo un equipo muy cohesionado y todos responden a un mismo objetivo: darle salud a la población, concluyó.

Por: Yohandra Gómez Amaró | ACN

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *