Mujeres de las FAR satisfechas de su hacer

Mujeres de las FAR satisfechas de su hacer

La vida militar tiene entre sus miembros el privilegio de cientos de mujeres en diferentes ámbitos de este ejercicio que se distinguen por su profesionalidad y consagración. En Cienfuegos pudieran ser muchas las protagonistas de estas historias que revelan tres mujeres de las Fuerzas Armadas Revolucionarias en la Región Militar de este territorio cubano.

El gusto, la disciplina, responsabilidad y la fortaleza femenina ante cualquier obra humana distinguen a estas mujeres cienfuegueras.

Su desempeño en distintas especialidades demuestra su regocijo por los resultados diarios en su quehacer dentro de la unidad militar.

Daysi Monzón Rodríguez es trabajadora civil y se desempeña como especialista de Campamento y Alojamiento en la Base Almacenes de la Región Militar Cienfuegos desde hace 20 años: “Siempre me gustó trabajar en las Fuerzas Armadas Revolucionarias y comencé como gastronómica en la Región Militar y me fui superando y ocupando otros cargos en la logística como el que desempeño ahora”.

Para la mayor Helga Reguera Cabello, Jefa Trabajo Político Base Almacenes de la Región Militar Cienfuegos las Fuerzas Armadas Revolucionarias es su vida: “Es muy gratificante cuando llegan los jóvenes al Servicio Militar Activo porque son como diamantes en bruto que uno tiene que pulir y nosotros ayudamos a la formación de esos jóvenes, a pulir el carácter, para que entiendan por qué es necesario estar en las FAR en unos momentos tan complejos y difíciles como estos y aquí en las FAR todas mis expectativas se han cumplido, mis sueños se han logrado, he llegado a ser primera oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y ese es un orgullo que tenemos de pertenecer a esta gran institución”.

Mientras para Yaima Trujillo Gómez, trabajadora civil y secretaria general del Buró Sindical en la Base Almacenes de la Región Militar Cienfuegos, laborar aquí es un honor, porque: “Hago mi trabajo como especialista y después de mi horario es que realizo mi labor con los trabajadores, sobre todo los que están enfermos los visito, conozco de sus problemas, con la visita a cada sección sindical que tengo en mi radio de acción, organizamos las actividades y desarrollamos y cumplimos con cada tarea”.

Para cada una de estas mujeres no hay tarea inalcanzable aunque implique sacrificio y el concurso de la familia.

Así lo confirma Daysi Monzón Rodríguez, trabajadora civil en la Base Almacenes de la Región Militar Cienfuegos: “Representa un trabajo duro porque la combinamos con las tareas del hogar y también trabajamos, aparte de nuestra labor específica, en las actividades de la innovación, de mujeres creadoras y participo en hacer manualidades que me han inspirado como cuadros, flores alegóricas a nuestra Revolución y a la Patria y eso lo hago en mi casa, en las noches, fines de semana que descanso y cando empiezo un trabajo me gusta terminarlo y con estas creaciones he participado en eventos en los que las obras han obtenido premios, y me satisface hacer mi trabajo y aportar en todo lo que puedo”.

Para la mayor Helga Reguera Cabello: “Exige mucho sacrificio y mucha entrega de parte de nosotros, pues la tarea de ser madre y oficial en un régimen que nos exige tanta entrega es un poco difícil llevar a cabo tanto la casa como el trabajo pero se puede llevar y en mi caso ha sido y es esencial el apoyo de mi madre, pues tengo dos hijos y sin ella no hubiera sido posible mi trabajo y realización en las Fuerzas Armadas Revolucionarias y cuando las mujeres estamos en esta institución demostramos que la mujer sí puede estar en las FAR porque aunque exige mucho sacrificio, mucha entrega y muchas horas de desvelo, vale la pena porque la mujer sí puede estar en las FAR y ocupar y desempeñar cualquier cargo y misión que se le encomiende”.

En el caso de Yaima Trujillo Gómez: “Estar en las FAR es un trabajo que se puede lograr con el esfuerzo propio, la participación de los trabajadores, la cooperación, además del apoyo de mi núcleo familiar porque muchas veces tenemos largas horas de trabajo y la ayuda en el hogar es importante, pero todo se puede lograr”.

Mujeres cienfuegueras en la vida de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, un privilegio de este órgano militar que enriquecen las misiones en defensa de la Patria, enaltece el trabajo porque con su ejemplo cotidiano contribuyen a la formación del hombres de bien fieles al legado de las cientos de mujeres cubanas y del mundo que han luchado y luchan por un porvenir cada vez mejor.

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *