Respalda producción de semilla a nuevos polos productivos en Cienfuegos

Respalda producción de semilla a nuevos polos productivos en Cienfuegos

La producción de semillas de alto potencial genético dio un respaldo decisivo a los nuevos polos productivos creados durante el presente año por el sector de la agricultura en la provincia de Cienfuegos.

Kenia Cabrera Muñoz, directora de la Unidad Empresarial de Base de Semillas, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que el reto ha sido satisfacer de simientes agámicas como yuca, malanga y plátano, la demanda del territorio con seis nuevos polos productivos distribuidos en varios municipios.

Además de las viandas desarrollaron los renglones de granos, y tributaron las posturas para las siembras en organopónicos, a los campesinos individuales, y a todas las bases productivas de las provincias de Matanzas, Santi Spiritus y Cienfuegos.

A esa entidad pertenecen tres brigadas ubicadas en la Finca de Semilla, donde se produce toda la simiente agámica y botánica; una Planta de Beneficio para el proceso del material genético; y la Biofábrica, con la misión de reproducir por vía biotecnológica el plátano y otros renglones.

Beatriz López Medina, jefe de brigada en la Biofábrica, agregó que allí tienen capacidad para reproducir un millón de vitroplantas, y este año cerraron al 111 por ciento de cumplimiento del plan ajustado a las demandas del territorio.

Por primera vez procesaron la sábila, enmarcada dentro del desarrollo de las plantas medicinales, y con el objetivo de plantar áreas en la empresa agrícola de Juraguá.

Explicó que incrementaron este año los clones denominados Inivit 06-30, un plátano vianda resistente a los vientos, así como otras variedades desde el 04 hasta el enano guantanamero, y en el plátano fruta con el fiat 01, con buena aceptación.

También lograron reproducir la malanga colocasia, y algunas especies de plantas ornamentales.

Yosielky Villazón Velázquez, jefe de brigada del centro de Aclimatización, indicó que existen varias fases en la reproducción de semillas, y en ese local le corresponde la etapa cero, donde comienza la adaptación de la planta, con un tratamiento de 45 días en los canteros, luego van hacia el laboratorio, para realizar el proceso de reproducción, en un periodo correspondiente a los ciclos uno, dos y tres.

Finalmente en la fase cuatro las nuevas plantas multiplicadas salen de la biofábricas y regresan al Centro para la adaptación al sol, casi siempre llegan con un tamaño de 45 centímetros y a los 60 días ya están listas para plantarlas en el campo.

Es un trabajo importante, porque obtienen variedades que no se pueden lograr en el campo, por ejemplo de un chopo de plátano se consiguen dos mil plántulas, resistentes a enfermedades y plagas acotó el especialista.

Por Onelia Chaveco Chaveco / ACN

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *