Transportistas de Cienfuegos se sobreponen al bloqueo

Transportistas de Cienfuegos se sobreponen al bloqueo

Pérdidas superiores a los 5 mil 570,3 millones de dólares ocasiona el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos hacia Cuba. Así lo refleja el último informe presentado a Naciones Unidas, sobre la necesidad de poner fin a esa política que intenta asfixiar a la nación antillana hace más de seis décadas.

Con la pandemia de la Covid-19 la administración del expresidente norteamericano Donald Trump, dictó más de 240 medidas con el fin de arreciar las sanciones que pesan, en la última etapa, sobre los sectores de la Salud, la Biotecnología, las Telecomunicaciones, el Comercio, la Banca, la Agricultura y la rama energética. A ello no escapa el Transporte, en el que se contabilizan daños por más de 312 millones de dólares.

En plena lucha contra la pandemia, cuando los trabajadores de esa esfera han desplegado su labor hacia la prestación de servicios a centros e instituciones sanitarias, el bloqueo golpea fuerte. La carencia de piezas de repuesto y combustible ha obligado a la búsqueda de soluciones para mantener en funcionamiento el parque automotor.

Una de las entidades que, hace más de un año y medio transformó su objeto social es la Agencia Taxis Cuba Cienfuegos, con más de medio centenar de vehículos en función de la Salud. Mecánicos, choferes y personal técnico labora para solucionar, en el menor tiempo posible, las roturas que se presentan.

“La mayoría de las piezas son de importación, están muy limitadas. Si en algún momento teníamos aseguramiento de neumáticos y baterías, hoy no contamos con ellas para sustituir. Las cajas de traspaso también se rompen con mucha frecuencia y resulta difícil reponerlas. No obstante, aplicamos muchas alternativas, inventivas de los innovadores porque, de lo contrario, nos paralizamos”, explicó Daniel Cruz Borroto, director de la Agencia.

Alfredo Acosta Toledo, jefe del taller de Taxis Cuba, comenta que tratan de recuperar los componentes necesarios. Esa es la premisa “para sacar adelante el transporte y que los carros no se paren”.

La experiencia del joven chofer Melquiades Denis Calvo, no dista de la de la mayoría de sus compañeros cuando de rehabilitación del vehículo se trata. “La Agencia, que es la que nos tiene que solicitar las piezas, siempre se ve en dificultades, porque al final aquí todo es importado. Al tener el bloqueo nos vemos un poco apretados a la hora de obtenerlas”.

A pesar de las complejidades que impone el cerco genocida de Estados Unidos, los transportistas no ponen freno a su quehacer. En los talleres, mecánicos ingeniosos echan a andar los autos mientras los choferes, también bautizados como valientes, trasladan enfermos, profesionales de la Salud, muestras de PCR a los laboratorios de Biología Molecular, insumos médicos, logística y vacunas.

Por: Dainerys Torres Núñez / 5 de Septiembre Digital

!Esperamos tus comentarios en Facebook, en Instagram, y tus RT en Twitter.
!Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *