La Feria agropecuaria de la Calzada de Dolores, en Cienfuegos, parece convertirse en un verdadero problema por su definitiva ubicación. Votos a favor o en contra del lugar de elección, considera este comentarista, es lo menos importante del asunto.

Que atenta contra el ornato de la céntrica calle cienfueguera, es cierto, incluso va contra a conservación de un icono citadino, claro, si no fuéramos tan indisciplinados… Que el espacio ya es reducido para tanta venta y mayor demanda, también lleva razón, pero ¿y desde el punto de vista organizativo, cuáles son las valoraciones que hacemos todos?

Que molesta a los vecinos, puede ser, ahora bien, quién y porqué permiten a los vendedores permanecer en el área hasta la hora que les parezca, ¿acaso no hay fuerza de orden, fiscalización, supervisión como para aplicar la ley contra quienes pretenden imponer sus deseos, en detrimento de lo concertado?

¿Acaso no debe ser una preocupación de todos velar por la higiene del lugar? desparramar residuos a diestra y siniestra no es privativo de la Feria agropecuaria, lléguese hasta un barrio cualquiera y verá igual comportamiento. Entonces no es un problema del evento comercial, es de conducta ciudadana, de indolencia generalizada… “total, si luego vendrán los trabajadores de Servicios Comunales a limpiar…” ¿será ese el razonamiento?

Por costumbre de muchos años la tendencia ha sido concentrar este tipo de evento comercial, de manera que los cienfuegueros tengamos las opciones en un mismo sitio y no haya que correr de un lado a otro en busca de lo necesario. Pero ¿lo que siempre se ha hecho es acaso garantía de hacerlo siempre bien?

Dondequiera que se localice la feria nos quedará lejos o cerca a buena parte de los cienfuegueros, eso es un hecho, así que mi voto va por descentralizar la Feria y llevarla a los consejos populares. Con organización, bien pensada y con la asignación –para cumplirla- de que sea atendida en cada caso por organizaciones estatales, particulares o trabajadores por cuenta propia.

Lo más relevante a mi juicio es lo que ocurre en la Feria y no el lugar donde se ubique. Allí acontece de todo, ya hablamos de indisciplinas, nos quedan los precios, el poquísimo uso –y puede ser hasta nulo- de los pagos digitales, quizá hasta la legalidad de quien comercializa puede ser un hecho, si las pesas está bien calibradas y más.

Mientras no haya organización, control, supervisión, exigencia, respeto por los clientes, la Feria agropecuaria de Cienfuegos podrá localizarse aquí, allá o acullá. Trasladar de un lugar a otro los pesares es como perpetuar los problemas y no son tiempos de darnos esos lujos, la gente espera soluciones, búsquese la mejor opción.

Por Boris L. García Cuartero

Médico Veterinario. Master en Dirección de Programas de TV Periodista de Perlavisión.

0 comentarios en «Opinión – Feria agropecuaria en Cienfuegos ¿aquí, allá o acullá?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

📺 Programas de Perlavisión 👇